Select Page

Durante 2020, pandemia y cuarentena mediante, el uso de la tecnología y de Internet creció a niveles impensados. Con este crecimiento, también llegaron las fallas de seguridad y los peligros que esto trae para nuestros datos.

Según un informe de Redscan, un proveedor de servicios de seguridad,  el año pasado se reportaron 18.103 vulnerabilidades, de las cuales en su mayoría (10.342) fueron clasificadas como de alta severidad o crítica. De hecho, las vulnerabilidades críticas y de alta severidad reportadas en 2020 superaron en número a la suma total de vulnerabilidades reportadas en 2010. Los datos fueron relevados en los Estados Unidos, pero sirven de muestra para entender los riesgos a los que estamos expuestos.

“Los atacantes que aprovechan de estas vulnerabilidades ni siquiera necesitan que sus objetivos realicen una acción sin saberlo, como hacer clic en un enlace malicioso en un correo electrónico. Esto significa que los ataques pueden fácilmente no ser detectados o pasar percibidos”, advirtió Redscan.

Más allá de la necesidad de generar parches de seguridad eficicientes por parte de empresas (para que sea seguro usar sistemas operativos y aplicaciones), nuestras acciones también le abren la puerta a los ciberdelincuentes. A propósito de cuidados y buenas prácticas a la hora de navegar en la Red, el pasado 9 de febrero se celebró el “Día Internacional de la Internet Segura”   en donde se buscó reforzar mediante diferentes campañas de difusión la importancia de generar buenos hábitos en el uso y en el comportamiento en línea. – Robotic Argentina.